Sostenibilidad

El auge de la cosmética Cruelty Free

Seguro que alguna vez has oído hablar del término ‘’cruelty free’’ en torno a productos cosméticos pero ¿sabes exactamente qué es? Descubre más sobre la nueva tendencia eco.

tendencias en cosmetica crueltyfree
www.identybeauty.com/es/

Este término se popularizó gracias a Muriel Dowding a finales de la década de los 50 cuando pidió a diversas empresas manufactureras de pieles artificiales que usaran el término “Beauty Without Cruelty” en sus marcas. Más tarde, Marcia Pearson lo populariza con su grupo “Fashion With Compassion” en los años 70. Peta (People for the Ethical Treatment of Animals, personas por el trato ético a los  animales) en la década de los 80, denunció y logró detener el maltrato animal dentro de un laboratorio en Maryland (donde mantenían monos amarrados a sillas de metal), y comenzó a investigar otros casos.

Una empresa puede considerarse ”cruelty free” cuando ninguno de sus productos, sean del tipo que sean, son testados en animales. La certificación es entregada por organizaciones internacionales como PETA, Leanping Bunny, CCF, BIDH, Natru, ACENE, KARACOREA, etc.

El aumento de la concienciación en torno al cambio climático que sufre hoy en día nuestro planeta ha hecho que cada vez sean más los movimientos que luchan por defender el medio ambiente. Así, el cuidado de los mares, la disminución del uso de plástico, el fin del uso de las pieles en el mundo de la moda y la eliminación de las pruebas de cualquier producto sobre animales empiezan a ser causas en las que, cada vez, nos implicamos más.

Desafortunadamente aún quedan algunos países que se resisten a cambiar sus políticas como es el caso de China. Sus leyes siguen exigiendo pruebas con animales en todos los productos cosméticos que se fabrican fuera del paísEsto incluye maquillaje, perfumes, protección solar, productos para el cabello, desodorantes, cremas, productos blanqueadores, etc.

En Junio de 2014 los consumidores más compasivos se mostraron encantados al oír que China finalmente realizaba algunos cambios en sus requisitos sobre experimentación en animales. Y aunque este es un paso muy importante, debemos advertir que aún hoy los cosméticos fabricados fuera de las fronteras chinas no pueden ser comercializados en el país sin antes ser testados en animales. Dentro del país ya no es obligatorio hacerlo pero tampoco se ha prohibido, por lo que sigue a día de hoy siendo una opción para sus empresas.

productos ecologicos de cosmetica
www.freshlycosmetics.com

Los medios digitales han ayudado a que se den a conocer firmas comprometidas con esta problemática ayudados por la figura de algunas influencers que aprovechan la plataforma para predicar un estilo de vida comprometido con el mundo animal.

Cada día hay más empresas que se unen a este movimiento libre de crueldad animal optando por cosméticos de gran calidad formulados a base de ingredientes naturales y aseguran no contener ningún ingrediente testado en animales. Alguna de las firmas premium más conocidas con este sello son Urban decay, Kryolan, Inglot, Kylie, Kuyen Rayen, Clinique, Marc Jacobs Beauty, Kat Von D Beauty o Too Faced. Y cada vez más marcas low cost se suman también a esta política en sus productos como Nyx Cosmetics, Catrice, Lush, Identy Beauty o Freshly Cosmetics en el terreno nacional, donde es posible comprar productos de belleza al mejor precio que sean compatibles con el cuidado de la naturaleza.

Algunos como Freshly Cosmetics y su nueva línea de maquillaje Identy Beauty, además, han eliminado por completo los tóxicos de sus productos siendo éstos libres de parabenos, sulfatos, derivados del petróleo, colorantes o perfumes artificiales, sustancias que aseguran no sólo perjudican a la salud de nuestra piel, sino que evitan que los componentes cosméticos penetren en ella de la mejor forma.

En definitiva, nos alegramos mucho del auge en el mercado de este tipo de productos y esperamos que, poco a poco, más firmas se sumen a la iniciativa.

¿Y tú, eres ”Cruelty Free”?

Sostenibilidad

Director de sostenibilidad: el cargo del futuro en moda

La moda se suma al cambio que genera el movimiento sostenible en el mundo y se adapta a las nuevas necesidades del mercado. De este modo nacen figuras estratégicas como el Director de sostenibilidad cuyo objetivo es garantizar los estándares de ética de cada firma.

El universo de la moda nunca deja de girar. Por suerte para la salud del planeta la mirada de los expertos en este campo se dirige hacía la sostenibilidad y la explotación de los recursos de forma ética. La industria produce el 20% de las aguas residuales y el 10% de las emisiones de carbono en el mundo entre otras cifras alarmantes. El cliente, cada vez más joven y exigente, demuestra una amplia conciencia social cuando toma una decisión. Ahora ya no vale, en exclusiva, que una prenda sea atractiva a simple vista; tiene que esconder un mensaje que defienda el bienestar de la Tierra.

El nuevo rumbo que toma la producción de moda plantea cambios estructurales dentro de los departamentos de las firmas. Este hecho supone, entre otros aspectos, el nacimiento de cargos cuya misión es defender el estado de nuestro entorno. En este caso, el Director de sosteniblidad irrumpe como una de las posiciones más demandadas en la actualidad y en una visión futura.

Imagen de la campaña de moda sostenible H&M Conscious Exclusive Otoño/Invierno 2018
H&M Conscious Exclusive Otoño/Invierno 2018

El objetivo de la figura del Director de sostenibilidad

El experto en moda sostenible debe reunir una serie de capacidades que le habiliten para certificar que se cumplen los estándares de ética de cada firma sin dejar atrás el resultado en relación al diseño. Asimismo, algunos de sus objetivos y actividades principales son:

· Conocer el entorno de producción de cada país y adaptar la fabricación de prendas a las normas éticas establecidas.

· Visitar y controlar el estado de las fábricas y de los talleres de producción. De este modo genera equipos de trabajo conscientes del impacto de la moda en la salud del planeta.

· Verificar la calidad ética de los tejidos y de las materias primeras empleadas y los procesos a los que son sometidos a lo largo del desarrollo de cada prenda.

· Estar a la última en cuanto a avances e innovaciones en tecnología aplicada en el sector de la moda.

· Dar a conocer a todos los departamentos de la firma la importancia de la sostenibilidad en el universo de la moda y asegurar que se cumplen los estándares establecidos en cada paso de la cadena productiva.

· Encontrar el balance perfecto entre la visión de negocio, la calidad óptima del diseño final y la conciencia social en cada propuesta.

Imagen de la campaña de moda sostenible &M Conscious Exclusive Primavera/Verano 2018
H&M Conscious Exclusive Primavera/Verano 2018

La moda low cost y el lujo dan alas a la moda sostenible

La industria de la moda quiere dejar atrás la mala imagen que la acompaña. Para lograr este fin apuesta por figuras que ejercen su trabajo lejos de los deslumbrantes focos, de las alfombras rojas y de los desfiles para poner fin a la destrucción del medio ambiente. Para alcanzar este objetivo, grandes grupos como Kering y LVMH refuerzan sus departamentos de sostenibilidad y apuestan por profesionales que verifiquen el impacto de la producción.

Las firmas más populares de low cost, como Zara y H&M, ya cuentan con profesionales que dedican su tiempo y esfuerzo para guiar el futuro de la moda hacia una sostenibilidad lo más real posible. Un buen ejemplo de ello son la línea Conscious del gigante sueco, la propuesta que plantea Inditex que les conducirá a convertir todas sus tiendas en ecoeficientes en el año 2020 o el proyecto #greenweb de Zara con el que se compromete a que su web crezca de manera sostenible.

Esta innovadora posición se plantea como un interesante reto para un gran número de profesionales dentro del sector que buscan emprender un desafiante viaje dentro de la industria de la moda sin pasar por alto el porvenir de nuestro planeta.  De este modo los expertos en sostenibilidad y moda se convierten en un valor en alza dentro de una industria que necesita renovarse para volver a contar con la confianza de los consumidores más exigentes.

Sostenibilidad

¿”Sostenibilidad” y “Low Cost” son conceptos compatibles?

Estamos viviendo un acercamiento de las firmas Low Cost a la tan demandada sostenibilidad, pero ¿son estos conceptos compatibles?

La sostenibilidad es algo que los consumidores venimos demandando. Cansados y saturados de la inmensa oferta en moda y complementos y con la cantidad de información que hemos obtenido en los últimos años sobre las malas condiciones y prácticas llevadas a cabo en la industria, los consumidores buscamos un producto más sostenible, conscientes del impacto que nuestras acciones pueden tener en la sociedad y en el planeta.

Por eso, las firmas “low cost” están también acercándose a este pensamiento, dando respuesta a las necesidades actuales de los usuarios.

Ejemplo de ello es el grupo sueco H&M, que lleva años realizando medidas y lanzando colecciones conscientes para aliviar el impacto del sector.

Colección sostenible de H&M
Fuente de la imagen www.mujerhoy.com

El grupo Inditex también se ha sumado a esta tendencia. Oysho, Bershka, Massimo Dutti y Pull&Bear han lanzado colecciones que apuestan por la sostenibilidad usando materias primas como el algodón orgánico.

Zara por supuesto fue la pionera dentro del grupo en apostar por la sostenibilidad lanzado su colección sostenible en 2015.

Además, aspiran a que en el año 2020 todas las tiendas de Inditex sean ecoeficientes. Ya optaron por este concepto para diseñar la sede de Pull&Bear en Narón. El edificio fue diseñado para reducir su impacto ambiental a través de sus materiales, del ahorro energético y de la eficiencia en el consumode agua, e integrarse en un entorno natural precioso.

Colección sostenible Zara
Fuente de la imagen www.mujerhoy.com

Otro gran grupo que se ha comprometido con la sostenibilidad es el Grupo Cortefiel. Ellos han usado fibras orgánicas y recicladas para sus diseños. Además han minimizado el uso de agua en su proceso productivo y la reducción del consumo energético para tener un impacto menor en el medio ambiente.

Las empresas de moda toman la sostenibilidad como un factor clave en la estrategia a seguir. Más de la mitad de las firmas reconocen que la sostenibilidad tiene una importancia alta en la cadena de aprovisionamiento. Pensando en el futuro, el 94% de las empresas cree que la sostenibilidad ganará peso.

Esta claro que algo esta cambiando en las consciencias de las personas y por ende de las empresas. La industria textil o la moda deben cambiar profundamente y virar en esta dirección. No existe una regulación formal para que las empresas estén obligadas a producir de forma sostenible, pero no pueden dar la espalda a una realidad social como es la concienciación de la sociedad con el medio ambiente.

Retail/Moda

Nuevos tejidos sostenibles

Os descubrimos 10 tejidos sostenibles totalmente Free Cruelty, con los que diseñar vuestras colecciones o llenar vuestros armarios.

Las firmas de moda poco a poco han ido concienciándose y están haciendo grandes esfuerzos para ser más sostenibles. Pero más allá de colecciones aisladas con tejido reciclado, vemos cómo han surgido muchas pequeñas empresas que apuestan por el uso de tejidos sostenibles y free cruelty para elaborar sus colecciones.

Si eres uno de esos diseñadores o estas concienciado con el planeta y quieres saber con qué tejidos puedes vestir, sigue leyendo porque hemos recopilado un listado compuesto por 10 tejidos.

⇒ CUERO DE HONGOS

La empresa ZVNDER, especializada en la producción de accesorios como bolsos, carteras, gorras o correas de reloj, ha desarrollado este cuero de hongos de la yesca, también conocidos como hongo del caballo, que se encuentran normalmente en abedules, hayas o robles.

Es un tejido orgánico, libre de químicos, con una superficie aterciopelada que recuerda al cuero animal, pero se trata de un producto vegano con propiedades absorventes, antibacterianes y atisépticas. Además es un material muy ligero.

Durante el procesamiento no se utilizan productos químicos y en ZVNDER aprovechan todo el material. Los restos son usados para hacer plantillas por su alto poder absorvente.

Las propiedades curativas de la yesca ya eran conocidas, por eso este producto es muy útil para personas que sufren de pieles atópicas por ejemplo.

La empresa también se ha atrevido con la producción de calzado hecho con este material. Esta vez en colaboración con la firma alemana nat-2, que también ha hecho líneas con hongos.

La única desventaja que vemos a este producto es que es limitado, por lo que no hay grandes producciones.

Proceso de fabricación de tejido sostenible de hongos
Fuente Fashion United

⇒ ALGAS MARINAS

Los océanos son una fuente magnífica de recursos para los seres humanos y las algas son un producto que hemos ido descubriendo y que además de estar muy ricas (ya lo decía el chef del mar), nos proporcionan muchas posibilidades como hacer un hilo con fibra de algas marinas.

Las fibras tradicionales como el algodón suponen un alto consumo de recursos para poder procesarse y otras fibras derivadas del petróleo no son muy respetuosas con el medio ambiente. Por eso, la búsqueda de alternativas es fundamental.

En esta ocasión, ha sido la empresa AlgiKnit, dedicada a la investigación en biomateriales, la que ha desarrollado este tejido gracias al alga marina laminaria digitata.

La compañía surgió tras ganar el premio BioDesign Challenge 2016. Sus materiales están basados en polímeros y cuentan con el apoyo del Fashion Institute of Technology, de la Asociación Estadounidense de Químicos y Coloristas Textiles (AATCC), National Geographic y el acelerador RebelBio.

⇒ BANANA FIBRE

La fibra de banano, de plátano o fibra de musa, es una fibra natural biodegradable y muy duradera ya que sale del tallo del árbo del plátano.

Es similar a la fibra del bambú, pero la de plátano es más fina y resistente, siendo utilizada para hacer diferentes tejidos.

En Japón este producto se lleva fabricando desde el siglo XIII, aunque disminuyó su uso cuando otras fibras como el algodón y la seda se hicieron más populares en China o la India. En la actualidad se usa en muchos sectores, no solo en la moda. Con la fibra de banano se hacen bolsas de té, neumáticos, papel o prendas de ropa.

Las plantas de banano solo dan fruto una vez en su vida y en la actulidad cada persona consumimos unos 11,9kg de banano al año, por lo que imaginad la cantidad de toneladas de fibra que podríamos obtener de los árboles de plátano que ya no van a dar más fruto.

⇒ CRAiLAR FTI

La empresa canadiense ha utilizado lino y cáñamo para crear un tejido similar al algodón pero con mejores propiedades.

En este caso solo utilizan 17 litros de agua por cada fibra acabada, un 99% menos que lo que se necesita para obtener la fibra de algodón.

CRAiLAR se responsabiliza de todo el proceso productivo, desde la semilla hasta la obtención de la fibra, para así reducir al máximo el impacto medioambiental generado.

Los tejidos derivados de esta fibra son fuertes y suaves. Tienen una capacidad de absorción un 20% superior a otras fibras, no se arruga y es muy transpirable.

Pueden ser usados para prendas de denim, chaquetas, calzado o ropa de hogar.

Grandes empresas como Ikea o Adidas ya se han asociado con esta empresa para incluir sus tejidos en algunos de sus productos. También se han asociado con la ONG Canopy, que a su vez colabora con más de 700 empresas como Zara, H&M o Sprint.

⇒ SEAQUAL

Esta empresa surge de la colaboración entre la empresa de moda sostenible Ecoalf, el grupo Textil Santanderina y la empresa de hilaturas Antex.

Todos juntos han hecho una fibra obtenida a partir de residuos plásticos que se sacan del mar. La extracción de esta basura se hace con equipos locales, que procesan in situ los materiales que más adelante se convierten en fibra.

Tejido sostenible proveniente de plástico recuperado del mar
Fuente Textil Santanderina

⇒ FIBRA DE CAÑAMO

Esta fibra es antibacteriana, resistente, duradera y transpirable. La planta del cáñamo crece rápido, consume poca agua y no requiere de productos químicos como pesticidas o herbicidas.

Parece que todo son ventajas para adoptar este producto, pero su cultivo en occidente ha sufido restricciones importantes porque se asocia a la planta Cannabis Sativa, usada para la conocida droga. No sucede lo mismo en China, productores en la actualidad del 50% del cáñamo mundial y poseedores de más de 600 patentes internacionales de fibras de cáñamo y producción textil.

⇒ FIBRA DE ORTIGA

Nuestros padres nos decían que nos alejáramos de ellas porque podrían hacernos pasar un mal rato con fuerte escozor, pero resulta que la ortiga tiene muchas propiedades.

Ya conocía las de uso cosmético, pero también se usan sus fibras para hacer tejido.

Para evitar precisamente que piquen, las plantas previamente cosechadas se secan. Después se rompen los tallos y se cepillan para separar las fibras.

Cuando se hilan dan como resultado un tejido resistente, fresco en verano y caliente en invierno, y que se ha producido de forma mucho más sostenible que el algodón.

⇒ FIBRA DE CAFÉ MOLIDO

Los posos del café pueden ser reutilizados para crear hilo. La empresa española Ecoalf los usa en sus colecciones.

La empresa Singtex combina el polvo de café procesado con polímero para crear hilo, que luego usan en diversos materiales.

El tejido S.Café by Singtex tiene cualidades inodoras, protege contra los rayos UV y se seca rápidamente.

Además de tener un origen vegetal que hace que este tejido sea más sostenible, los granos de café con los que se hace son reciclados. Provienen de restos de grandes empresas como Starbucks.

⇒ FIBRA DE PIÑA

Ya hemos comentado alguna vez la existencia del Piñatex, pero no me canso de hablar de esta especie de cuero.

La empresa londinense Ananas Anam desarrolló el Piñatex, tejido hecho de fibras de hoja de piña, cosechadas en Filipinas.

Este tejido es 100% vegano, fuerte, versátil, transpirable, suave y flexible.  Todas estas cualidades lo hacen perfecto para ser utilizado en la industria de la moda y ya conocemos colecciones de zapatillas por ejemplo hechas con Piñatex.

Además, por si no fuera suficientemente sostenible, los residuos que se generan en el proceso de fabricación son utilizados como biomasa, fertilizante orgánico o biogás.

Tejido sostenible Piñatex
Fuente Fashion United

⇒ FIBRA DE FLOR DE LOTO

En Tailandia y Myanmar la fibra de la flor de loto se ha utilizado durante siglos para la elaboración de prendas.

El tejido que se obtiene tiene muy buen aspecto, parece una mezcla de seda y lino. Es resistente a las manchas, muy transpirable, ligero, suave y sedoso.

El inconveniente en este caso es el proceso de fabricación. Es complicado y largo, pero a pesar de eso hay empresas que lo usan para fabricar sus colecciones. Es el caso de Hero’s Fashion, con sede en Jaipur, que utiliza la tela de loto por ejemplo para sus camisas.

Como veis estamos ante tejidos no tan nuevos, pero que en la industria de la moda tienen que ver cómo se incluyen para dar respuesta a una demanda de la sociedad que pide productos más respetuosos con el medio ambiente y los animales.

Sostenibilidad

La impresión 3D como método de producción sostenible

La impresión 3D es una nueva tecnología que ha llegado con fuerza al sector moda por sus efectos positivos de ahorro y sostenibilidad.

Desde que se popularizara la impresión 3D y el uso de las impresoras 3D más o menos por el año 2013, en mi casa apostamos por esta tecnología más como hobbie que otra cosa.

A nivel personal hemos desarrollado maquetas, accesorios, envases o incluso un bolso pequeño, pero las posibilidades a día de hoy que ofrece la industria son inmensas y la aportación a la protección del planeta también.

De eso quiero hablaros hoy, de la importancia de la impresión 3D como método de fabricación sostenible para muchísimos sectores y por supuesto también para el sector de la moda.

Pero antes, vamos a remontarnos a los orígenes de la impresión 3D. Como decía, esta tecnología se ha popularizado en los últimos años, pero su historia se remonta a 1984 cuando gracias a unas adaptaciones de la impresora tradicional de tinta, se llegó a imprimir con materiales.

Desde entonces se ha impreso en diversos materiales como plástico, arena, metales preciosos como el oro o incluso tejidos orgánicos. Aquí os cuento algunos hitos de la Impresión 3D:

  • 1992: La primera máquina de impresión 3D del tipo SLA (estereolitográfico), que permite que un objeto en 3D se cree a partir de datos digitales, llega al mercado. Comienzan a fabricarse prototipos capa por capa.
  • 2002: Diseñan un riñon completamente funcional.
  • 2006: Se crea la primera máquina de tipo SLS (Sintetización de láser selectivo), que utiliza un láser que permite fundir materiales en el proceso de impresión 3D. Se abren las puertas a la impresión de forma masiva a nivel industrial.
  • 2008: Se lanzan servicios de cocreación, permitiendo que diseñadores, artistas y arquitectos presenten sus diseños en 3D.
  • 2008: Por primera vez una persona camina con una prótesis de pierna impresa en 3D.
  • 2009: Se comienzan a comercializar kits de montaje que permiten a los compradores crear sus propias impresoras y objetos en 3D.
  • 2009: Se imprime el primer vaso sanguíneo, llega la bio-impresión.
  • 2011: Se crea el primer avión impreso en 3D. Se produce en 7 días con un presupuesto de 7.000 euros.
  • 2011: Crean el primer coche con carrocería impresa en 3D.
  • 2011: se ofrece por primera vez imprimir en oro de 14 kilates y plata de ley. Se abre un nuevo mercado para los joyeros con diseños más económicos.
  • 2012: Se implanta una prótesis de mandíbula impresa en 3D de forma personalizada a una mujer de 83 años.
  • Actualidad: En medicina se han impreso multitud de órganos vitales, tejidos humanos y prótesis; en alimentación se ha logrado crear un filete de carne, entre otras cosas; en arquitectura ya existen casas impresas en 3D; en moda se han desarrollado colecciones completas gracias a esta tecnología…
  • Futuro: se esta estudiando por ejemplo imprimir objetos con polvo lunar o la creación de arrecifes que ayuden al desarrollo de corales, esponjas y otros organismos marinos.

Como veis hay infinidad de materiales con los que se puede imprimir. ¿Y como funciona una impresora? La explicación sencilla es la siguiente: las impresoras en 3D depositan material, en vez de tinta, sobre una superficie formando unas capas sucesivas que se enfrían y solidifican, para finalmente crear un objeto previamente diseñado en formato digital.

 

Impresora 3D imprimiendo una prenda
Fuente itfashion

Viendo las posibilidades de la impresión 3D podemos entender que sea una herramienta que permite innovar y desarrollar ciertas industrias, pero es que además es sostenible.

La impresión 3D va a suponer un cambio radical en el modelo productivo. Los costes de producción se reducirán, pasando de la economía de escala y la producción deslocalizada a la fabricación de objetos a demanda. En la actualidad, las personas nos limitamos a usar y desechar productos que han sido previamente fabricados, pero si produjéramos a demanda crecería el sentido de la responsabilidad para con los recursos utilizados y el uso que damos a los objetos.

Precisamente gracias a esta producción a demanda, se podrían realizar los productos que quisiéramos y no estaríamos obligados a producir una cantidad mínima de un producto determinado para que sea más rentable.

Por supuesto, ante esta nueva forma de producir, se reducirían los desechos industriales. Así mismo, con la posibilidad de producir donde queramos, se reducirían las emisiones por transporte de mercancía, disminuyendo la huella ecológica de los productos.

En impresión 3D también se puede reciclar, pudiéndose utilizar los materiales de prototipos defectuosos o de envases de pástico. Además, esta tecnología amplía el ciclo de vida de los productos, pudiendo imprimir una parte aislada para repararlo.

Otra ventaja que se ha cuestionado es el consumo de energía. Esto va a depender del material que se utilice para imprimir y del tipo de impresión que se lleve a cabo. En el caso de la impresión 3D consistente en depositar material, el consumo de energía es muy bajo, un poco más que lo consume un ordenador. Si la misma pieza fuera fabricada de forma tradicional, además de gastar mucha más energía, también serían más elevadas las emisiones de CO2.

La impresión 3D también permite producir de una sola pieza formas imposibles de realizar de otra manera, manteniendo el mismo precio o incluso abaratando la producción. Aunque una pieza tenga formas elaboradas, su producción no va a ser más cara. De esta forma, como la pieza no tiene puntos de ensamblaje, es más fuerte y tiene un mejor acabado.

Como sucede siempre cuando llega una novedad al mercado, la impresión 3D ha sido vista por muchos como una nueva amenaza de las máquinas para sustituirnos. No creo que sea el caso. Más bien pienso que surgirán nuevas oportunidades en torno a esta tecnología.

En el caso del sector de la moda hay muchas empresas que han introducido la impresión 3D en su proceso creativo. Esta manera de producir sirve por ejemplo para hacer protiotipos de piezas caras y saber cómo van a quedar antes de pasar a producirlos con materiales más nobles. Se usa mucho por tanto en joyería, donde los grandes diseñadores se hacen una idea primero de cómo va a ser la pieza, para después hacerla en oro y otros materiales preciosos.

Más allá de las grandes casas de moda, en general en la industria de la moda se está apostando por esta nueva tecnología.

Vestido impreso en 3D
Fuente itfashion

Teniendo en cuenta que la industria de la moda es una de las más contaminantes a día de hoy, es muy positivo que se esten planteando alternativas a los métodos tradicionales.

En el caso del fast fashion, en la producción de las colecciones se desecha entre un 15 y un 20% de materia prima. Además cada año se tira el equivalente a la superficie de Suiza en metros cuadrados de tela a vertederos de todo el mundo.

La reducción de deshechos y la producción bajo demanda, solo cuando necesitemos algo realmente, hará que estas dos circunstancias mejoren considerablemente.

Las posibilidades de experimentar con la impresión 3D son claras para nuevos tejidos y formas en las prendas.

Las posibilidades son inmensas, incluso ya están llegando mejoras a la propia impresión 3D para hacerla más sostenible. En el MIT han creado una celulosa vegetal como alternativa a materiales derivados del petróleo con los que se trabaja normalmente para imprimir. Este material es renovable, biodegradable, más barato, y además tiene propiedades antimicrobios.

Colección de moda producida con impresión 3D
Fuente Fashion United

Seguramente en los próximos años todos tendremos en casa objetos o prendas impresas en 3D, pero es cierto que la implantación total como nuevo método de producción tardará unos años en llegar.

Lo que ya esta muy presente es la conciencia sostenible. Tanto grandes como medianas y pequeñas empresas tienen la mirada puesta en la sostenibilidad porque los consumidores están más concienciados con el uso responsable de los recursos y con la protección del planeta.

La buena noticia es que gracias a tecnologías como la impresión 3D, el cambio ya es real, se está produciendo y está en nuestras manos adoptarlo sin miedo.