TE INTERESA

Queremos compartir contigo algunos de los temas que nos inspiran, que nos invitan a reflexionar, crecer y evolucionar. Un punto de encuentro para visibilizar la realidad y los retos de nuestro sector.

Retail/Moda

¿Es realmente sostenible comprar a través del ecommerce?

El éxito del comercio electrónico ha cambiado las reglas del juego en industrias como el retail y la moda. Algunos clientes piensan que comprar a través de Internet es beneficioso para el medio ambiente. ¿Es realmente sostenible el sistema ecommerce?

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) acaba de presentar los datos de facturación del comercio electrónico en España en el tercer trimestre de 2018. Los datos hablan por si mismos: los ingresos han aumentado un 29,9% interanual hasta alcanzar los 10.116 millones de euros. Los clientes sienten mayor confianza para realizar sus compras a través de medios electrónicos y las empresas se ven obligadas a adoptar la omnicanalidad para no quedarse atrás en la era digital.

La moda se sitúa como la tercera actividad con más consumidores en Internet en España con un 5,5% del total de compras online a lo largo del último trimestre del 2018. Algunos ejemplos facilitan la compresión de estos datos: el ecommerce de Inditex supone el 12% de las ventas mundiales y Mango espera que en 2019 su ecommerce represente el 20% de las ventas totales.

A simple vista el comercio electrónico parece favorecer la sostenibilidad ya que abandona los puntos de venta físicos y las consecuencias que las tiendas tienen sobre el medio ambiente. En talentiam vamos un paso más allá y analizamos lo que esconde este sistema para poder comprobar cómo no todo es oro lo que reluce.

@Sur/Sac
@Sur/Sac

Ventajas del ecommerce

El sistema de compra electrónica cuenta con una gran baza a su favor: abandonar el punto de venta física supone reducir significativamente la energía eléctrica que demanda una tienda. El aire acondicionado, la calefacción o el uso de luz durante una jornada de 12 horas supone un potente desperdicio de energía para mantener en óptimas condiciones un comercio.

Más allá de la energía útil, el ecommerce relega el dinero físico a un segundo plano. De este modo, favorece la disminución de árboles talados para este fin. Los números son alarmantes: 300 millones de toneladas de papel se requieren cada año para fabricar billetes a escala mundial. La compra-venta en medios digitales no sólo evita el empleo del dinero físico, sino que también alarga la vida del papel moneda que ya se encuentra en circulación. Además, el aumento en el uso de los dispositivos electrónicos para realizar pagos minimiza la posibilidad de dar alas a la economía sumergida.

Por otro lado, las principales compañías del mundo de la moda y el retail apuestan por el ecodiseño. El packaging sostenible va un paso más allá del diseño del producto, también cuida el tipo de materiales utilizados, la separación de los mismos cuando el producto llega a su fase de residuo y la correcta optimización de los medios de producción. Asimismo, también tiene en cuenta la reducción de las emisiones y el uso de energías renovables en la producción del producto. El ecommerce tiene mucho potencial para nuestro futuro si se gestiona desde un punto de vista sostenible.

@Shon Mott FW15 Collection
@Shon Mott FW15 Collection

Desventajas del ecommerce

Entre el fin de los puntos de venta físicos, la reducción del papel moneda y el packaging ecológico encontramos varios factores que derrumban el poder sostenible del ecommerce. La presión en los plazos de entrega del comercio electrónico ha visto subir como la espuma los accidentes en la carretera. El País analizaba la situación el pasado marzo y abría una noticia con el siguiente titular: «La compra ‘online’ dispara el peligro de accidente de las furgonetas». Además, el artículo apuntaba: «Las colisiones en vehículos de transporte ligero suben un 55% por el ‘boom’ del comercio electrónico. La DGT impulsa un plan de acción en un sector con una creciente precariedad».

Amazon es la plataforma favorita de los españoles y también la que peor puntuación obtiene en conducta sostenible. Según dictamina un estudio de Etich, «El sector del transporte supone más del 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero» y «25 pedidos ‘online’ contaminan más que una jornada de compras en coche privado a un centro comercial». Unos datos como mínimo sorprendentes que el usuario debería conocer antes de apostar por la compra en medios digitales.

Dejando el transporte, la alta tasa de devoluciones se suma al desastre biológico del ecommerce. Según informa El Mundo, «En moda se devuelve cerca del 30% de las prendas que se ha comprado online. Esto tiene importantes costes para las empresas de ecommerce. La devolución, por ejemplo, «supone el doble de coste en transporte que una entrega, ya que el proceso logístico se repite, pero a la inversa»».

[Total:1    Promedio:5/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *